Blog

No sólo sueñes, ¡construye!

Correo electrónico

Si te dieran la oportunidad de cambiar la realidad, ¿cambiarías algo? La mayoría de las personas encontraríamos algo que nos gustaría modificar. Muchas veces no estamos conformes con nuestro trabajo, pareja, sociedad…Ahora, si te dijeran que está en tus manos cambiar tu realidad, ¿cómo reaccionarías? El poder de la intuición, que nos conecta con el universo, es capaz de ayudarnos a hacerlo. El poder está en ti. Esto se debe a que cada persona es capaz y es responsable de ir construyendo su propia realidad.

¿Cómo funciona esto y qué tiene que ver con la intuición? Energéticamente, los elementos del universo vibran con distintas frecuencias. La intuición se basa en nuestra frecuencia energética para llevarnos hacia donde deberíamos ir. De esta manera, cuando tú enfocas toda tu atención en un pensamiento negativo, éste termina por convertirse en realidad. Ahora podemos comprender por qué hay personas a las que les parece tediosa la vida y muchas otras que parecen disfrutar cada segundo. Es simplemente la mentalidad de cada quien.

Entonces, la intuición es aquella fuerza que nos guía hacia donde pertenecemos, hacia lo que buscamos. Ahora bien, ¿hacia dónde y hasta dónde queremos llegar? Somos imanes, atraemos aquello que se parece a nosotros, que vibra a la misma frecuencia.

Así, esta voz interna que es distinta en cada uno, no siempre nos lleva a donde queremos ir simplemente porque aquello no vibra a nuestra frecuencia. Sin embargo, esta frecuencia se puede cambiar. Para esto hemos de cambiar nuestra energía y apuntar hacia eso que deseamos, tanto con imaginación como con pensamientos, emociones y sintiéndolo.

Para cambiar tu rumbo y tu realidad, primero has de cambiar tus pensamientos y la manera de ver las cosas. Aunque parezca, esto no es una tarea sencilla, pues muchos de los pensamientos, tanto negativos como positivos, se encuentran ya tan enraizados en nosotros que son de manera inconsciente. Las mejores técnicas para lograr la transformación de esto es la perseverancia y el intentar hacer consciente siempre los tipos de pensamientos que pasan por nuestra cabeza. Repetirnos a nosotros mismos frases positivas es un gran reforzamiento para nuestro cambio de perspectiva.

Es importante aprender a diferenciar entre lo que en verdad deseamos y aquello que creemos desear. Cuando nos dejamos guiar por el ego, muchas veces nos distraemos de nuestro objetivo verdadero. Podemos creer que deseamos venganza, atención, y otras emociones que son temporales. Por ello es importante buscar muy dentro de ti qué es lo que en verdad quieres.

Tu vida es equivalente a tus pensamientos. Escógelos pertinentemente. Es tu turno de meditar, conocerte a ti mismo y pensar qué es lo que quieres realmente en la vida. Luego, será hora de empezar a identificar estas señales intuitivas que nos guiarán hacia eso.